Uncategorized

Clausura IMO Diplomado “Género, Interculturalidad y Defensoría de Oficio”

Para garantizar, respetar y asegurar el debido proceso son necesarias la perspectiva intercultural y la perspectiva de género.|

En Oaxaca, el Estado y sus instituciones actúan de manera conjunta para proteger los derechos de las mujeres

 

Las mujeres en situación de violencia necesitan que quienes las representan ante los juzgados sean capaces de identificar las injusticias de género que entorpecen o impiden su acceso a la justicia, señaló Anabel López Sánchez, directora general del Instituto de la Mujer Oaxaqueña (IMO) este fin de semana en la Clausura del Diplomado Género, Interculturalidad y Defensoría de Oficio.

Ante la Procuradora de la Defensa del Indígena y Grupos Vulnerables (Prodi), Bertha Ruth Arreola Ruiz y el director de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, Reynel Vásquez Zárate, López Sánchez agradeció su invaluable apoyo para la realización de este diplomado, que contó con la participación de ponentes destacadas en el ámbito de la defensa legal de las mujeres. Incluso algunas de ellas han contribuido al establecimiento de jurisprudencia internacional en la materia, mediante el caso jurídico conocido como Campo algodonero.

Participaron defensoras y defensores de oficio de la Prodi en dicho diplomado, el cual refleja la gran preocupación del gobernador Gabino Cué Monteagudo por mejorar las condiciones de vida de las mujeres de nuestro estado, en este caso específico a través de asegurar su acceso a la justicia, afirmó López Sánchez .

“El sentido profundo y de largo plazo de este diplomado es abonar a que todas las mujeres de Oaxaca tengan posibilidad de ejercer todos sus derechos. Parte sustantiva de este objetivo está conformada justamente por el acceso de las mujeres a la justicia, aspecto imposible de lograr mientras los sistemas institucionales funcionen desde la ceguera hacia las desigualdades de hecho y de derecho entre mujeres y hombres, que han sido construidas a lo largo de la historia y que en la vida real obstaculizan a las mujeres el goce de todas las garantías y libertades reconocidas universalmente”.

Por ello, continuó la titular del IMO, el diplomado se centró en la incorporación de la perspectiva de género en el litigio y se buscó que el cuerpo de juristas de la defensoría adquirieran conocimientos básicos sobre violencia de género y perspectiva de género; sobre las leyes estatales, las generales y los tratados internacionales que protegen los derechos de las mujeres y de los pueblos indígenas, para con esa base identificar el porqué de las diferencias en la defensa jurídica de una mujer respecto de un hombre.

Asimismo López Sánchez destacó que de las y los 130 defensores que dependen de la Prodi, 36 abordan cotidianamente asuntos de materia familiar o tienen adscripción a juzgados de primera instancia. Esto implica que son quienes reciben y atienden a mujeres víctimas de violencia, o que necesitan tramitar alguna acción en materia familiar, como recuperación de menores, separación de cónyuges o de concubinatos, pensión alimenticia, guarda y custodia, divorcios necesarios y voluntarios.

En este contexto es fundamental que quienes representan a las mujeres ante los juzgados conozcan el marco sobre los derechos de las mujeres, para que puedan argumentar jurídicamente, desde los instrumentos que permitan las garantías máximas, y posean además una perspectiva intercultural, para comprender correctamente los derechos específicos de las mujeres indígenas y las dificultades que enfrentan para ejercerlos como integrantes de pueblos originarios.

Unas y otras requieren que sus defensoras y defensores visualicen las causas estructurales de la violencia contra las mujeres, e identifiquen los estereotipos de género, así como las actitudes estigmatizantes y discriminatorias emanadas de una cultura patriarcal y racista desde las cuales las mujeres, indígenas y no indígenas, pueden ser acusadas, juzgadas y condenadas en nuestra sociedad.

De las 46 personas que cursaron este diplomado, 35 son mujeres; es decir, más de tres cuartas partes del total de participantes. Este hecho abona al empoderamiento de las mujeres. No sólo desde el punto de vista de que estas defensoras de oficio adquirieron herramientas para fortalecer la conciencia acerca de su propia circunstancia en nuestra sociedad actual, sino también por la fortaleza que les aporta el haber participado en un proceso de formación que les dotó de herramientas para desarrollar mejor su trabajo profesional.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Verificar también

Close
Close

Adblock detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios