COORDENADAS DEL PODER.

Oscar Guerra/Politólogo. Twitter: @scarguerra

En los últimos años, la migración de hispanos hacia los Estados Unidos en busca del sueño americano ha crecido de manera importante. Esto obedece principalmente a los problemas de carácter económico en los países de origen, y en este asunto, México es el principal expulsor de connacionales hacia el vecino país del norte.

La emigración hacia suelo norteamericano es un fenómeno complejo que ha implicado muchos cambios y beneficios en el desarrollo de ese país. Beneficios que pocas veces son reconocidos, y por el contrario, el impacto de este fenómeno ha causado gran controversia referente a los temas de beneficios económicos, movilidad social ascendente, etnicidad, puestos de trabajos para no migrantes, delincuencia, el comportamiento electoral y un largo etcétera.

El problema migratorio, es uno de los temas que últimamente tiene preocupado al gobierno estadunidense, porque cada año, la población hispana crece de manera impresionante y la mexicana ni se diga. A grado tal, que el extinto politólogo de Harvard, Samuel Phillips Huntington, pronosticara en su famoso ensayo “The Hispanic Challenge”, que los mexicanos representan un nuevo peligro para la sociedad “gringa”.

El autor del libro, “El choque de civilizaciones”, argumenta que los mexicanos han llevado a cabo una invasión silenciosa, han establecido “cabezas de playa” a lo largo y ancho del territorio estadounidense. Reconquista que, según su razonamiento, constituye el mayor peligro para la identidad histórica, cultural y lingüística, así mismo, para los sistemas políticos, legales, comerciales y educativos de la sociedad norteamericana.

Si bien el peligro que revela Huntington en esta supuesta reconquista no es tal, la ola migratoria crece día con día. Así lo revelan las siguientes cifras:

En la actualidad 54 millones de hispanos se encuentran establecidos en los Estados Unidos, lo que representa el 17% de la población, traducidos en 11.9 millones de familias. Y quizás, el dato más preocupante para los estadounidenses, en los términos de Huntington, es que para el año 2060 se tiene proyectado que en suelo norteamericano exista 128.8 millones de hispanos. Lo que significará el 31% de la población.

De los 54 millones de hispanos, los mexicanos representan el 64%, los puertorriqueños el 9.4%, los salvadoreños el 3.8%, los cubanos el 3.7%, los dominicanos 3.1%, los guatemaltecos 2.3% y 13.7% de otras partes.

El promedio de ingresos anuales en hogares hispanos es de 39 mil dólares, la tasa de pobreza de la población hispana es del 25.6% y 2.3 millones de empresas en ese país, son propiedad de hispanos. El 64% de los hispanos mayores de 25 años tiene por lo menos educación preparatoria y el 13.8% tiene licenciatura. 1.3 millones cuentan con maestría, especialidad o doctorado.

En relación a la participación política, el 8.4% votaron en la elección presidencial de 2012. En el tema de seguridad social el 29.1% carecen de seguro médico y sólo 1 de cada 6 hogares hispanos recibe pensión de seguro social.

Respecto a la población indígena mexicana establecida en Estados Unidos se tienen los siguientes datos, de acuerdo con el mapeo 2013 sobre lenguas de indígenas mexicanos que viven en el área triestatal de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut realizada por el consulado mexicano en Nueva York:

De un millón de mexicanos que viven en la zona, el 17.26% habla alguna legua indígena, en donde se dominan 14 lenguas.

La lengua más hablada es el mixteco con el 39%, le sigue el náhuatl con el 29%, el zapoteco con el 7%, de igual forma el triqui con el 7%, el otomí y tlapaneco con el 5% cada uno, el mixe con el 2% y el chinanteco con el 1%. También se encontraron indígenas que hablan el amuzgo, tsotsil, tojolabal, popoloca, totonaco y chol.

Los indígenas hablantes provienen principalmente de 16 estados de la república mexicana: Guerrero con el 29.7%, le sigue Oaxaca con el 25.1%, Puebla con el 21.6%, Hidalgo con el 3.1%, Veracruz con 3.1%, Chiapas y Morelos con el 1.9% respectivamente. También proceden de Jalisco, Estado de México, Michoacán, Tlaxcala, Distrito Federal, San Luiis Potosí, Querétaro, Guanajuato y Tamaulipas.

Como se puede observar, estas son las cifras aproximadas que representan los hispanos en los Estados Unidos de Norteamérica, y si bien es cierto, que no existe un reclamo histórico de los mexicanos por la apropiación de más de la mitad de nuestro territorio por parte de los estadounidenses, menos aún que el mexicano o hispano no sea capaz de adaptarse a la cultura norteamericana, se puede visualizar que la población hispana en territorio estadounidense, es un hecho real, que va en constante aumento.

No hay comentarios

Deja un comentario