Carlos Alazraki.

Detestables lacras:

Leyendo el martes por la noche las últimas notas periodísticas en Internet, me entero que ustedes quemaron la puerta de las oficinas de la sede del SNTE en Oaxaca.

Y con esa tranquilidad que me da la edad, me entero que la gentes de Gabino Cué no les hizo nada. Normal…

Si el gobierno de su empleado les tiene pavor, me es lógico que tampoco les haga nada.

Siguiendo las últimas notas de los periódicos en Internet, me entero que están aquí en el DF para exigirle a la Secretaría de Gobernación la disolución de la Sección 59.

¡Vaya huevos!

Exigirle a la Secretaria de Gobernación…

También me enteré que efectivamente su empleado —perdón—, su gobernador, tampoco metió a ningún ladrón de su sección a la cárcel por los alborotos de la semana pasada.

Y lo nuevo:

Que ustedes son maestros y no dan clases.

¡¡¡Wowww!!!

Interesante concepto…

Maestros que no son maestros y que a pesar de no dar clases les pagan como si las dieran.

Hecho que ni el Mago Merlín lo lograría…

Y también parece ser que en cada marcha de “ protesta” salen más ricos que Alí Babá.

Continúo…

Según los rumores en el mundo empresarial, parece ser que su sindicato no compite contra el SNTE.

Sino más bien compite, contra…. ¡El Consejo Mexicano de Hombres de Negocios!

Según los reportes económicos de varios diarios financieros, ya son una potencia económica en nuestro país.

Y todo, por inventar el concepto de ser maestros… sin serlo…

Sin duda, una gran estrategia mercadológica.

Lo que a mi me molesta muchísimo es que ustedes, como líderes, no compartan sus utilidades con todos los agremiados de su sindicato, ¡vamos! ni siquiera un mísero quince por ciento de lo que roban.

¡Perdón! Quise decir: reciben.

O sea, no reparten ni un quinto a todos esos maestros honorables —que sí trabajan— en esa Sección 22…

Pero eso si, cuando van a armar su desmadre, los obligan a marchar, los obligan a dormirse en las calles, mientras ustedes, malditas lacras, duermen cómodamente en un hotel.

Así son ustedes.

Tan lacras que hasta se robaron el slogan de Los Tres Mosqueteros:

“Algo para todos y todo para algunos”. ¡Ah no! así no era…

Ya para terminar esta carta semanal les daré algunos resultados de la última encuesta que se terminó hace diez días entre mil quinientos encuestados en el DF y en Oaxaca.

Ahí les va:

En primer lugar, el setenta y seis por ciento opina que no son líderes. Dice que son unas ratas.

El ochenta y tres por ciento de los encuestados dice que tampoco son maestros. Que son ladrones.

El treinta y tres por ciento opina que seguro no son maestros. Que son… políticos.

El ochenta y cuatro por ciento opina que son comunistas del siglo pasado.

El uno punto cinco por ciento opina que son honestos.

El noventa y tres por ciento opina que son traidores.

El noventa y seis opina que odian Oaxaca.

Y lo increíble…

Solamente el noventa y ocho y medio por ciento —en lugar del cien por ciento— opina que son traidores a la Patria y que odian a México.

carlos@alazraki.com.mx

1 Comentario

  1. Obligan a todos los administrativos a marchar y a quedarse a dormir en las calles, cuando las ganancias solo son para los maestros, y otra nueva de estos monstruos, las plazas que heredaron algunos maestros a sus hijos, no les han pagado, ohh sorpresa que ahora que esos jubilados han ido exigir el pago para sus heraredados, después de uno o dos años que no han recibido el pago (sus hijos), se encuentran con la gran sorpresa que ya no existe la plaza, los tienen por honorarios y la plaza? se esfumó, fué vendida por los delincuentes del IEEPO.

Deja un comentario