• En 100 días de gobierno, por lo menos en 50 ha habido bloqueos carreteros en el Istmo.

• La SEGEGO sin presencia ni decisión en el Istmo.

La Terraza.

Faustino Romo Martínez.

Juchitán, Oax.-
¡Que tal! Amigos, aquí estamos de nuevo en La Terraza para comentar algunas cosas en estos primeros 100 días de Gobierno de Alejandro Murat y hasta el momento no ha logrado consolidarse, al interior de su administración los grupos de poder se están dando con todo a tal grado de hacer parecer que este barco no camina.

En el caso del Istmo y pese a la gran mayoría de veces que el Gobernador ha llegado, las acciones de Gobierno no impactan, los servicios de salud siguen igual o peor, la situación económica por los suelos, la inseguridad a todo lo que da y ni se diga de la posición política que a través de la Secretaria General de Gobierno debería tener, pues la dependencia está ausente, no tiene presencia, mucho menos decisión para lograr evitar que los conflictos lleguen al extremo del bloqueo carretero.

De hecho, los bloqueos carreteros prácticamente son la asignatura pendiente del Gobernador Alejandro Murat, que insiste en decir que Oaxaca esta en paz, tal vez habla de la Capital del Estado, en donde hay que reconocer que las movilizaciones del magisterio cuando menos han dejado descansar por un rato a los capitalinos, pero en las regiones, no hay paz.

Tan solo en el Istmo de estos 100 día por lo menos en 50 han existido bloqueos carreteros y a lo mejor me quedé corto con la cifra, lo malo es que los istmeños de alguna manera ya estamos acostumbrados y lidiamos con ellos, pero para el Gobernador, no debería ser un tema secundaria, si donde quiera que va dice que Oaxaca esta en paz.

Si bien es cierto que los bloqueos no se inventaron en esta administración y esta manera de ejercer presión data de muchos años atrás, se supone que con la llegada del nuevo gobierno las condiciones cambiarían.

Sin embargo no pueden cambiar mucho, si son los mismos de siempre, inclusive durante el Gobierno de Gabino Cué, muchos de los que hoy están ahí estuvieron, solo al principio se trató de darle juego a los perredistas y panistas para que jugaran a la administración pública, pero poco a poco se fueron quemando y tuvieron que abandonar el barco como se dice vulgarmente.

Ahora los que estuvieron, los que faltaban y los que llegaron, son más de lo mismo, tan solo hay que ver lo que ha ocurrido en estos 100 días para darse cuenta que este barco que capitanea Alejandro Murat simplemente no camina, se habla de por lo menos cuatro grupos que pretenden tener el poder absoluto, primero desde luego está el del propio Gobernador, le sigue el de la Presidenta Honoraria del DIF, el de Alejandro Avilés y el de Celestino Alonso, grupos que desde su trinchera están dándose hasta con la cubeta, llevándose entre las patas a los oaxaqueños, quienes al final están como el chinito, solo milando.

Digo para nadie es un secreto lo que ocurre, en donde los pocos recursos se esfuman como agua en las manos y no hay ni para los programas que se suponen deben beneficiar a los oaxaqueños, por ejemplo las Unidades Móviles, estas ni siquiera son oficiales, no se ha reformado la Ley para contemplarlas y asignarles recursos, actualmente son una falacia y recorren la entidad como fantasmas.

Mucho se le ha criticado que si su equipo es del Estado de México, que si son jóvenes sin experiencia y otras cosas, pero el asunto es que ni los jóvenes “yupis” como les dicen, ni los viejos “dinosarios”, han logrado por lo menos en estos 100 días lograr que los oaxaqueños tengan confianza en que las cosas van a caminar.

Hoy el Gobernador que con mucha “enjundia” comenzó hace 100 días, se está quedando en un gobernador más, de este tan sufrido pueblo oaxaqueño, pese a su entusiasmo de que las cosas van bien, Alejandro Murat, está pasando a la historia como uno más simplemente.

Para muchos tiene mucho dinamismo y ganas de trabajar por Oaxaca, inclusive le aplauden que visite las regiones del estado y desde ahí implemente acciones de Gobierno, pero lamentablemente se quedan solo en eso, visitas sin mayor repercusión.

Volvamos al Istmo en donde tiene una asignatura pendiente, los bloqueos, en la ocasión que llegó a las instalaciones de lo que será el aeropuerto, -no digo en su última visita porque hoy mismo estuvo en Jalapa del Marqués para hacer la declaratoria de emergencia por la Sequía Atípica Extrema y desde luego solicitar los recursos correspondientes-, bueno en esa visita habló de la terminación de la Súper carretera al Istmo y la terminación del aeropuerto, con cuentas alegres dijo que la carretera quedaría entre 12 y 14 meses y el aeropuerto a mediados de años estaría funcionando, pero no dijo cómo le harán para evitar los bloqueos carreteros.

Imaginemos, ya tenemos carretera y tenemos aeropuerto, ¡aaah! pero resulta que a algún grupo político, del color que le guste, da igual todos bloquean, se le ocurre manifestarse por que le gusta, porque no les dieron apoyos, porque no les dieron puestos, porque no les han pagado, porque no les dieron los proyectos productivos o porque simplemente se les ocurrio y van y bloquean las carreteras como lo saben hacer, entonces de que servirá que con la Super carretera hará menos tiempo de traslado a Oaxaca o que con el aeropuerto puede volar y estar en un santiamén, de que le servirá si no puede utilizarlos o en el mejor de los casos tenga que hacer lo que actualmente hace toda la sociedad, (caminar, trasbordar, gastar más, etc), esto claro si el bloqueo lo permite, porque luego cierran hasta donde menos se imagina.

Ve porqué entonces los bloqueos son la asignatura pendiente del Gobierno del Estado, claro, sin contar los grandes problemas que generan perdidas económicas, pérdida de tiempo, inclusive pérdida de empleos  y en ocasiones hasta pérdidas de vidas humanas.

Si este Gobierno en verdad quiere trascender y ayudar al Istmo, entonces tendrá que poner mucho énfasis en evitar que se sigan dando los bloqueos carreteros, cómo?, pues atendiendo los problemas antes de que a los flamantes dirigentes se les ocurra decir, “ellos me obligaron”, “no me atendieron”, “no me hicieron caso”, “por eso estoy aquí”, “pido disculpas a la ciudadanía”, entre otras muchas letanías que se utilizan para justificar su acción, con la que se violenta un derecho constitucional, el libre tránsito.

Finalmente muchos hoy celebrarán que se llegó a los primeros 100 días, otros lo lamentarán, pero lo que es seguro es que los bloqueos continuarán.

No hay comentarios

Deja un comentario