Presente

  • En este municipio de la perla negra de la Costa Chica, los danzantes de los pueblos

Afromexicanos recibieron a los muertos con un encuentro de cuatro tradicionales danzas de Los diablos.

En el segundo día del encuentro del Festival de Afromexicanos, que se celebra en este municipio de la Costa Chica y que colinda con el estado de Oaxaca, también se preparan las festividades para recibir al Día de Muertos.

Edson Herrera Agustiniano, originario de la comunidad Cerro del Indio, perteneciente a Cuajinicuilapa, acompañado de su hermano Hugo Herrera, se alista y ensaya una de las cuatro danzas del Diablo hasta levantar el polvo.

Al ritmo de música de instrumentos étnicos, que emiten el sonido de una charrasca, Edson utiliza una mandíbula de caballo con dientes, ayudado con un utensilio metálico que forma parte de la danza de Los diablos.

Dijo que la danza de Los diablos es la tradición de los pueblos Afromexicanos y que fueron enseñados por sus padres, por lo que quieren mantener la tradición.

“La danza de Los diablos es la tradición que nuestros padres nos enseñaron y la queremos mantener con mi hermano y mis amigos”, precisó.

También en la danza de Los diablos utilizan el bote, una jícara que surge del campo, a la que colocan una tapa de cartón o piel de chivo o vaca para que tenga sonido de tambor.

También este “bote o jícara” como ellos lo llaman, que es instrumento étnico, se le colocan cuerdas o ligas y se le atraviesa una vara que se llena de cera de las abejas para que dé un buen ritmo.

“Se calienta la cera y se embarra la vara para que tenga un buen agarre con la mano y mejor sonido y todo tiene que estar cerrado para que el sonido sea un poco más fuerte” dijo el músico que se encarga de dar el ritmo a los danzantes.

La danza de Los diablos se utiliza para recibir a los muertos en el panteón y llevarlos hasta su altar bailando hasta el día dos de Noviembre.

“Danzamos para festejar a los muertos y es una tradición y se tocan canciones que dan un ritmo de chilena”.

Las cuatro danzas de Los diablos que se llaman “Ya se van los diablos”, “Periquito”, “El borrachito”,”El jarabe” y “El zamora” se bailan por todas las calles de Cuajinicuilapa.

La danza de Los diablos “El zamora”, es una de las entradas para decir un verso.

“Se abrazan todos los chavos y se van tambaleando como si estuvieran un poco tomados y así es como empieza el verso. Con la charrasca se produce un buen sonido”, precisó.

Las vestimentas de los danzantes Diablos son negras, con cuernos de venado y toro, la cola de caballo y máscara pintada de cartón.

El Día de Muertos, los danzantes bailan de día y noche, y para aquellas almas perdidas, se colocan velas en una vara alta para que vean la luz.

“Las llevamos desde el panteón hasta el pueblo y a la iglesia, bailamos, les hacemos una misa y se vuelven a llevar las almas al panteón”.

Dijo que a las 12:00 horas del día que se llevan los difuntos del panteón hasta al pueblo, se baila en cada casa para pedir la ofrenda que más le gustaba a la persona que falleció.

Notimex

No hay comentarios

Deja un comentario