Connect with us

SALUD

Año nuevo, salud nueva

Publicado hace

en

  • La salud mental, el sedentarismo, la mortalidad infantil y el impacto climático son retos sanitarios para el nuevo año – La prevención y el diagnóstico precoz de enfermedades se verán reforzados por la atención virtual, las aplicaciones vinculadas al mundo sanitario o los ‘wearables’

Un futuro de cambios. Los nuevos retos sanitarios y las nuevas fórmulas de atención a la población configuran un futuro de cambios en la concepción la salud. Las nuevas tecnologías y el relevo de los riesgos clásicos anuncian una transformación profunda en la que los usuarios sean más «proactivos» en el manejo de su propia salud y, por lo tanto, el sistema sanitario, cada vez más cargado por la alta esperanza de vida y las enfermedades crónicas, sea más sostenible.

La atención de la salud mental, la lucha contra el sedentarismo en las sociedades industrializadas, la reducción de la mortalidad infantil en los países de renta baja y el impacto del cambio climático en la salud son algunos de los retos clave que los especialistas ponen sobre la mesa para este año que empieza.

Hace años que la informática y la transformación digital han irrumpido en el campo de la salud; así la atención virtual, las aplicaciones vinculadas al mundo sanitario o los dispositivos personales (wearables) son algunas de las herramientas tecnológicas que han venido para quedarse y que crecerán en los próximos años, herramientas que pueden ayudar a la prevención y el diagnóstico precoz de enfermedades y conseguir que los usuarios sean más «proactivos» en el manejo de su propia salud y, por lo tanto, hacer más sostenible el sistema sanitario, cada vez más cargado por la alta esperanza de vida y las enfermedades crónicas.

Los profesores de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC Carme Carrión y Diego Redolar han elaborado un informe sobre algunas de las tendencias y cuestiones que marcarán la agenda en este ámbito los próximos meses.

Aumento de las aplicaciones de salud

En el año 2017 había más de 325.000 aplicaciones disponibles en el mercado, de las cuales 78.000 se habían creado solo en un año, según la consultora alemana Research 2 Guidance. Entonces se hicieron más de 370 millones de descargas de este tipo de aplicaciones, lo que supone un incremento de un 16 % respecto del año anterior.

La profesora Carme Carrión, que es coordinadora del ámbito de diseño y evaluación de intervenciones del eHealth Center, augura que esta cifra seguirá creciendo este año y que ello responde a un modelo más «proactivo» del paciente/usuario en su salud.

Implementación a través de los dispositivos móviles

Los dispositivos personales para monitorizar enfermedades crónicas seguirán aumentando su uso. Siguiendo con la tónica de velar por la propia salud, también seguirá creciendo la venta de dispositivos ponibles (relojes, pulseras, prendas, gafas…), que entre otras ventajas permiten registrar la presión arterial, el pulso o los pasos recorridos.

En 2016 se vendieron más de 102 millones de unidades en todo el mundo, según datos de la empresa de análisis y consultoría IDC, que en uno de los últimos informes pronostica sobre todo un incremento de los relojes inteligentes (smartwatches), unos aparatos que posee la población sana de entre treinta y cincuenta años, que es su principal usuaria.

Carrión cree que un reto de futuro sería la monitorización con estos dispositivos de enfermedades crónicas, un tema que todavía está poco desarrollado. La revista Plos Biology ha publicado algunos estudios del profesor Michael Snyder, de la Universidad de Stanford, que permiten predecir personas que pueden padecer diabetes en un futuro, y en un caso pudo hacerse un diagnóstico precoz de la enfermedad de Lyme a partir de los cambios en el pulso, la temperatura y la concentración de oxígeno en sangre de un paciente.

Llegan las visitas virtuales

La relación virtual entre el profesional y el paciente irá en aumento. Cada vez más, los seguros médicos incluyen el médico en línea en las pólizas. La posibilidad de ser tratado por un facultativo sin salir de casa empieza a coger fuerzas.

Según datos de algunas aseguradoras, en el año 2020 el 25 % de las consultas médicas se hará por medio de canales digitales como el chat, la voz o la videoconferencia, una tecnología que ha llegado para quedarse.

Carrión explica que en el sistema público empieza a haber también cambios en este sentido, lo que se conoce como eConsulta, una herramienta de comunicación digital entre los pacientes y los profesionales sanitarios que complementa la atención presencial. Aunque las cifras aún son bajas, la tendencia es que vaya adquiriendo más importancia en un futuro, según la experta.

Falta de psicólogos

Faltan psicólogos en la sanidad pública. El profesor y neurocientífico Diego Redolar constata una carencia importante de estos profesionales en el sistema sanitario actual.
«La cifra de psicólogos que trabajan en el ámbito público es pequeña», asegura. En España, la ratio de psicólogos en la sanidad pública es de 4,3 por cada 100.000 habitantes, mientras que la media europea es de 18 profesionales, según datos recogidos por la Confederación de Salud Mental de España.

Un mayor número de estos profesionales sería de gran ayuda en patologías mentales como la depresión mayor o los trastornos de ansiedad. Redolar explica que actualmente la actuación más habitual en estas enfermedades es el tratamiento farmacológico, y pocas veces se opta por el tratamiento psicológico, porque es más lento y más caro. Si el paciente tuviera la posibilidad de seguir ambos tratamientos, la respuesta sería más rápida y padecería menos recaídas, añade.

Nuevas patologías

El cambio climático hace aflorar nuevas enfermedades. La aparición de casos aislados de dengue en varias zonas del Mediterráneo es, según la experta Carme Carrión, una «pequeña señal de alerta» de los efectos que puede generar el cambio climático sobre la salud.
Los cambios motivados por la climatología provocan que determinadas especies que habían desaparecido ya hace años o nunca habían existido en este país se adapten al territorio, y ello puede hacer aflorar enfermedades que pensábamos que ya habían desaparecido. Al margen de esto, el calentamiento global también tiene consecuencias sobre las cosechas o la falta de agua en países en vías de desarrollo, hechos que pueden traducirse en importantes problemas de desnutrición

Reto para reducir la mortalidad infantil

Hay que reducir la mortalidad infantil. Uno de los objetivos de desarrollo sostenible de la Organización de las Naciones Unidas es reducir la tasa mundial de mortalidad materna como mínimo a 70 por cada 100.000 bebés que nacen vivos y reducir la mortalidad neonatal al menos hasta 12 por cada 1.000 bebés nacidos vivos.

En regiones en vías de desarrollo, la tasa de mortalidad materna es aún 14 veces superior a la que tienen las regiones desarrolladas, una diferencia a la que quiere ponerse fin en 2030, año en el que según la ONU quiere también ponerse fin a epidemias como el sida, la tuberculosis, la malaria, las enfermedades tropicales desatendidas, las enfermedades transmitidas por el consumo de agua en mal estado y otras enfermedades que pueden transmitirse

Acabar con el sedentarismo

El sedentarismo es un grave problema. Según la última Encuesta Nacional de Salud, elaborada por el Ministerio de Sanidad, más de un tercio de la población de entre 15 y 69 años en España no llega al nivel de actividad física saludable recomendado por la OMS, que en población adulta y sana, de entre 18 y 64 años, pasa por hacer 30 minutos de ejercicio moderado cinco veces por semana.
Carrión afirma que el sedentarismo es un «grave problema» que afecta a todas las edades. Tanto hombres como mujeres aseguran que pasan gran parte de la actividad principal sentados y, su tiempo de ocio, un 37,8 % dice que se lo pasa también sentado, ya sea leyendo, viendo la televisión o yendo al cine.

El tiempo medio diario que la población pasa sentada son 5 horas, pero es más elevado entre los jóvenes de 15 a 24 años, entre los que sube a las 6 horas y media. Entre los niños, llama la atención el dato que dice que más de la mitad de los que tienen entre 1 y 4 años pasan más de una hora delante una pantalla.

Envejecimiento cerebral activo

Hay que promover hábitos para evitar el envejecimiento del cerebro. El profesor Redolar explica que uno de los retos que tiene la neurociencia en un futuro relativamente cercano pasa por identificar factores y hábitos que pueden fomentar un buen envejecimiento del cerebro.
El estudio internacional Barcelona Brain Health Initiative, coordinado por el Instituto Guttmann, y en el que colaboran varias universidades, entre ellas la UOC, trabaja por predecir todos estos factores. De momento ya se ha visto que el ejercicio físico incrementa la neurogénesis en el hipocampo del cerebro, una estructura vinculada a la memoria y el aprendizaje y donde se forman nuevas neuronas todos los días.

Explica Redolar que se ha visto que mientras el ejercicio físico aumenta la tasa de neurogénesis, el estrés la reduce. Por lo tanto, dice el experto, «si deseamos mejorar el aprendizaje y la memoria, debemos evitar el estrés y seguir unas pautas de ejercicio físico»

«Nuestro reto es comunicar a la sociedad que la persona en la vida adulta tiene que trabajar para prevenir el envejecimiento del cerebro», afirma el profesor Redolar. Del mismo modo, también es importante dar a conocer que a lo largo de la vida de una persona, también una vez jubilada, si esta ejerce una actividad mental continua (lee, estudia, hace crucigramas…), el deterioro cognitivo ligado con el envejecimiento y enfermedades como el alzheimer pueden tardar más en afectarla. La Encuesta Nacional de Salud constata que un 31,3 % de la población de más de 65 años presenta alguna dificultad cognitiva.

El ‘big data’

Los macrodatos (big data) y la inteligencia artificial ayudarán a acortar el tiempo de diagnóstico. Según la patronal tecnológica Digitales, cada 73 días los datos sanitarios se duplican y cada persona puede llegar a generar durante su vida una gran cantidad de datos sobre su salud, con los que podría llenar 300 millones de libros.

Es por ello que los macrodatos ya se aplican en este ámbito, así como se hace con la inteligencia artificial, capaz de identificar patrones ocultos en los datos que pueden ayudar a un médico a prescribir tratamientos más personalizados.

Carrión confía en que estos sistemas pueden ayudar a predecir enfermedades antes de que lleguen y ponerle remedio antes. Redolar explica que uno de los proyectos en los que están implicadas estas herramientas es un estudio de la Universidad de California Meridional que permitirá investigar la conectividad funcional del cerebro por medio de datos de neuroimagen de investigadores de todo el mundo y de forma colaborativa.

Invertir en prevención

Hay que invertir más en prevención para reducir el uso de medicamentos. Uno de cada diez ciudadanos consume tranquilizantes, relajantes o pastillas para dormir y cerca de un 5 %, antidepresivos o estimulantes, según la Encuesta Nacional de Salud. Carrión habla de una sociedad excesivamente medicada no solo en el campo de la salud mental. «Socialmente, preferimos tomarnos una pastilla que salir a caminar todos los días», explica y, en ese sentido, apuesta por la necesidad de invertir más en prevención.

Uno de los retos de la atención del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es, según Redolar, disponer de herramientas diagnósticas que permitan saber si un niño con TDAH necesita ser tratado o no con medicación y cuál puede irle mejor. «En el TDAH existen diferentes genes implicados y factores, y esto explica que la medicación pueda funcionar en un niño sí y en otro no», dice el profesor.

El doctor google

El doctor Google gana pacientes. La informática permite consultar en línea cualquier síntoma que podamos sufrir. El estudio internacional Global Views of Healthcare 2018, desarrollado por la consultora Ipsos con más de 20.000 adultos de 27 países, constata que el 43 % de personas con dudas sobre su estado de salud recurre a motores de búsqueda como Google.

El paciente está más empoderado y puede llegar a cuestionar decisiones de profesionales con información consultada en la red. Explica Carrión que esto, más que un elemento de miedo para el profesional, debería ser una oportunidad para avanzar conjuntamente en la toma de decisiones compartidas entre la ciudadanía y los médicos, que también deberían orientar a los pacientes a saber separar el grano de la paja.

Seguir leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

SALUD

Ejercicio modifica comportamiento de ADN, beneficia a la salud

Publicada

on

ADN, el ejercicio reduce la metilación celular, con ello el riesgo de enfermedades como cáncer, entre otras

Regeneración. Estudiosos del área de la salud descubrieron que cierto tipo de actividad física de al menos 30 minutos diarios provoca cambios benéficos en la estructura del ADN sin modificar la secuencia de “letras” de los genes.

Un estudio liderado por investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y publicado en Medicine and Science in Sports and Exercise, señala que realizar actividad física entre moderada y vigorosa actúa como elemento clave en el metabolismo de los triglicéridos, según un reporte dado a conocer en la página Infosalus.

Éstos, cuando aparecen en concentraciones altas, aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

El estudio destaca que realizar caminatas rápidas o practicar algún deporte benefician al organismo al modificar la forma en que se lee el ADN.

El coordinador del grupo de investigación del IMIM y último firmante del trabajo, Roberto Elosúa, asegura:

“Sabemos que el estilo de vida tiene un impacto en cómo se expresa la información que contienen nuestros genes», explicó.

«Y nos preguntamos si la actividad física estaría relacionada con algún cambio en uno de estos mecanismos biológicos: la metilación del ADN”.

Metilación del ADN

La metilación del ADN es un cambio químico en la molécula del ADN, sin alteración de la secuencia de letras, que determina el nivel de expresión de los genes, su capacidad para generar o no proteínas.

El nivel de metilación del ADN se ha relacionado con diferentes enfermedades como el cáncer, los padecimientos cardiovasculares, la diabetes y la obesidad, entre otras.

“En los análisis hemos observado que las personas que más practican actividad física de intensidad moderado-vigorosa, presentan unos menores niveles de metilación en dos sitios del ADN”.

Esto lo señala la investigadora Alba Fernández Sanlés, una de las autoras principales del estudio.

De hecho, este tipo de actividad es la que se recomienda a la población para fomentar un buen estado de salud y es de la que se obtiene un mayor beneficio, de acuerdo con el estudio.

Alba Fernández Sanlés apunta que:
“Uno de los genes que encontramos con cambios en sus marcas de metilación está relacionado con el metabolismo de los triglicéridos”, señala.

“Ya se conoce que la actividad física disminuye sus niveles, por lo que nuestros datos sugieren que la metilación de este sitio del ADN podría ser un mecanismo mediador del efecto de la actividad física sobre ellos”, informa Fernández Sanlés.

Los investigadores analizaron datos de dos poblaciones distintas y distantes: la catalana Regicor (Registre Gironí del COR) y la estadounidense Framinghan (Framingham Offspring Study).

En total, trabajaron con los datos de la actividad física de 2 mil 544 personas.
Dichas personas tenían entre 35 y 74 años, a partir de cuestionarios validados por la comunidad científica internacional.

La metilación del ADN se estudió a partir de muestras de sangre de los voluntarios, y se analizaron más de 400 mil marcas repartidas por todo el ADN en cada una de estas personas.
Este proyecto está financiado con ayudas de la Generalitat de Catalunya y el Instituto de Salud Carlos III.

En el estudio colaboraron el Grupo de Epidemiología y Genética Cardiovascular del IMIM.
Así como el CIBERCV, CIBERESP, CIBERONC, el Instituto de Investigación Josep Carreras y la Facultad de Medicina de la UViC-UCC.

Continue Reading

SALUD

Los 13 desafíos de la salud mundial en esta década

Publicada

on

Una pandemia global inminente, el cambio climático, el conflicto que impide controlar los brotes, los mitos de la vacunación, la resistencia a los antibióticos, y los productos alimenticios nocivos son sólo algunos de los obstáculos para prevenir millones de muertes en esta década que comienza. Eliminar muchos de ellos no es una cuestión médica sino política.

La Organización Mundial de la Salud publicó una lista de 13 desafíos que amenazan la sanidad en el planeta para la nueva década.

Según su director, Tedros Adhanom Gebreyesus, la lista refleja la profunda preocupación por el hecho de que los líderes mundiales no están invirtiendo suficientes recursos en las prioridades sanitarias ni en los sistemas básicos de salud, lo que pone vidas, medios de subsistencia y economías en peligro. Para Tedros, aunque ninguno de esos problemas es fácil de abordar, la salud pública es, en última instancia, “una elección política” como demuestra el hecho de que la diferencia de la esperanza de vida es de hasta 18 años según uno viva en un país rico o en uno pobre.

“Tenemos que darnos cuenta de que la salud es una inversión en el futuro. Los países invierten mucho en proteger a su gente de los ataques terroristas, pero no contra el ataque de un virus, que podría ser mucho más mortal y mucho más dañino económica y socialmente. Una pandemia podría poner de rodillas a la economía y a las naciones”, dijo.

Agregó que todos los desafíos en la lista requieren una respuesta que vaya más allá de los ministerios de salud, ya que son amenazas compartidas y todos los países tienen la responsabilidad de actuar.

Con la fecha límite para los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 acercándose rápidamente, la Asamblea General de las Naciones Unidas ha subrayado que los próximos 10 años deben ser una década dedicada a la acción.

“Esto significa abogar por fondos nacionales para abordar las brechas en los sistemas y la infraestructura de salud, así como brindar apoyo a los países más vulnerables. Invertir ahora salvará vidas, y dinero, más adelante. El costo de no hacer nada es uno que no podemos pagar. Los Gobiernos, las comunidades y las agencias internacionales deben trabajar juntos para lograr estos objetivos críticos. No hay atajos para un mundo más saludable”.

1. Poner la salud en medio del debate climático

La crisis climática es una crisis de salud. La contaminación del aire mata a aproximadamente 7 millones de personas cada año, mientras que el cambio climático provoca desastres naturales más extremos, exacerba la desnutrición y alimenta la propagación de enfermedades infecciosas como la malaria.

Las mismas emisiones que causan el calentamiento global son responsables de más de una cuarta parte de las muertes por ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, cánceres de pulmón y enfermedades respiratorias crónicas. Los líderes de los sectores público y privado deben trabajar juntos para limpiar nuestro aire y mitigar los impactos del cambio climático en la salud.

En 2019, más de 80 ciudades en más de 50 países se comprometieron con las pautas de calidad del aire de la OMS y acordaron alinear sus políticas climáticas y de contaminación. Este año, la Organización trabajará para desarrollar un conjunto de opciones de políticas para que los Gobiernos eviten o reduzcan los riesgos para la salud de polución.

2. Que la salud alcance lugares en conflictos y crisis

En 2019, la mayoría de los brotes de enfermedades que requieren el nivel más alto de respuesta se produjeron en países con conflictos prolongados.

Además, los trabajadores de la salud y las instalaciones continúan siendo a menudo el objetivo de ataques: el año pasado, la Organización Mundial de la Salud registró 978 atentados contra infraestructura y operaciones de salud en 11 países, que resultaron en 193 muertes.

El conflicto también está obligando a un número récord de personas a abandonar sus hogares, dejando a decenas de millones de hombres, mujeres y niños con poco acceso a la atención médica, a veces durante años.

En 2019, la Organización respondió a 58 emergencias en 50 países: se implementaron equipos médicos móviles, se mejoraron los sistemas de detección y alerta de enfermedades, se realizaron campañas de vacunación, se distribuyeron medicamentos y se capacitó a los trabajadores de la salud.

Actualmente trabaja para salvar vidas y prevenir el sufrimiento directamente ayudando a fortalecer los sistemas de salud, mejorar la preparación del personal médico y ampliar la disponibilidad de financiamiento de contingencia a largo plazo para emergencias complejas.

Pero la salud es solo una parte de la ecuación, se necesitan soluciones políticas para resolver conflictos prolongados, dejar de descuidar los sistemas de salud más débiles y proteger a los trabajadores e instalaciones de atención médica de los ataques.

3. Hacer que la atención médica sea más justa

Las brechas socioeconómicas persistentes y crecientes resultan en grandes discrepancias en la calidad de la salud de las personas.

No solo hay una diferencia de 18 años en la esperanza de vida entre los países ricos y pobres, sino también una marcada brecha dentro de los países e incluso dentro de las ciudades.

Mientras tanto, el aumento global de las enfermedades no transmisibles, como el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes tienen una carga desproporcionadamente grande en los países de bajos y medianos ingresos y puede agotar rápidamente los recursos de los hogares más pobres.

La OMS trabaja para mejorar la atención infantil y materna, la nutrición, la igualdad de género, la salud mental y el acceso a agua y saneamiento adecuados. Este año, la Organización proporcionará orientación sobre cómo los países pueden reducir mejor la desigualdad en la atención de la salud, mejorando la gobernanza y la gestión de los servicios de salud públicos y privados.

Una de las mejores maneras de reducir las desigualdades es a través de la atención primaria de salud, que aborda la mayoría de las necesidades de una persona. Todos los países deberían asignar un 1% más de su Producto Interno Bruto a este tipo de atención, para que más personas tengan acceso a los servicios esenciales de calidad que necesitan, cerca de sus hogares.

4. Ampliar el acceso a los medicamentos

Alrededor de un tercio de las personas del mundo carecen de acceso a medicamentos, vacunas, herramientas de diagnóstico y otros productos de salud esenciales. El bajo acceso a productos de salud puede poner en peligro a los pacientes y aumentar la resistencia a los antibióticos.

Los medicamentos y otros productos de salud son el segundo gasto más grande para la mayoría de los sistemas de salud (después del personal) y el componente más importante del gasto privado en salud en los países de ingresos bajos y medianos.

Este año, la OMS centrará su atención en las áreas prioritarias para el acceso mundial a estos vitales recursos, entre las que se incluyen la lucha contra productos médicos de calidad inferior y falsificados; mejorar la capacidad de los países de bajos ingresos para garantizar la calidad de los productos médicos en toda la cadena de suministro; y mejorar el acceso al diagnóstico y tratamiento de enfermedades no transmisibles, incluida la diabetes.

5. Detener las enfermedades infecciosas

Las dolencias infecciosas como el VIH, la tuberculosis, la hepatitis viral, la malaria, las enfermedades tropicales desatendidas y las infecciones de transmisión sexual matarán a unos 4 millones de personas en 2020, en su mayoría pobres.

Al mismo tiempo, las enfermedades que pueden ser prevenidas mediante la vacunación continúan matando, como el sarampión, que costó 140.000 vidas en 2019, muchas de ellas niños. Aunque la polio se ha llevado al borde de la erradicación, hubo 156 casos el año pasado, la mayor cantidad desde 2014.

Las causas fundamentales de este flagelo son los niveles insuficientes de financiamiento y la debilidad de los sistemas de salud en los países endémicos, junto con la falta de compromiso de los países ricos.

Existe una necesidad urgente de una mayor voluntad política y financiación para los servicios esenciales de salud. También es necesario el fortalecimiento de los sistemas de vacunación, así como concentrar más esfuerzos para mitigar los efectos de la resistencia a los medicamentos. Es igualmente necesario invertir en investigación y desarrollo de nuevos diagnósticos, medicamentos y vacunas.

6. Una pandemia inevitable

Cada año, el mundo gasta mucho más en responder a brotes de enfermedades, desastres naturales y otras emergencias de salud que en prepararse para afrontarlos y prevenirlos. Una pandemia de un nuevo virus altamente infeccioso en el aire, muy probablemente una cepa de gripe, a la que la mayoría de las personas carece de inmunidad, es inevitable.

No se trata de si otra pandemia atacará, sino cuándo y cuánto atacará, ya que se extenderá rápidamente y potencialmente amenazará a millones de vidas.

Las enfermedades transmitidas por vectores como el dengue, la malaria, el zika, el Chikunguña y la fiebre amarilla se están extendiendo a medida que las poblaciones de mosquitos se trasladan a nuevas áreas, avivadas por el cambio climático.

La OMS asesora a los países sobre inversiones basadas en datos para fortalecer los sistemas de salud y la infraestructura para mantener a las poblaciones seguras cuando se producen emergencias. El informe de la Junta de Monitoreo de la Preparación Global de 2019 identificó siete pasos concretos que los países y las instituciones multilaterales deberían adoptar, incluida una mayor cooperación internacional, un mayor enfoque interno en la preparación y una mayor financiación.

7. Asegurar alimentos y productos saludables para todos

La falta de alimentos, los alimentos inseguros y las dietas poco saludables son responsables de casi un tercio de la carga actual mundial de enfermedades.

El hambre y la inseguridad alimentaria siguen afectando a millones, y la escasez de alimentos se explota perniciosamente como arma de guerra.

Al mismo tiempo, a medida que las personas consumen alimentos y bebidas con alto contenido de azúcar, grasas saturadas, grasas trans y sal, el sobrepeso, la obesidad y las enfermedades relacionadas con la dieta están aumentando a nivel mundial.

El consumo de tabaco está disminuyendo en algunos lugares, pero está aumentando en la mayoría de los países, mientras se acumulan pruebas sobre los riesgos para la salud de los cigarrillos electrónicos.

La OMS trabaja con los países para desarrollar políticas públicas basadas en la ciencia, inversiones y reformas del sector privado para remodelar los sistemas alimentarios y proporcionar dietas saludables y sostenibles.

En 2019, la industria alimentaria se comprometió a eliminar las grasas trans para 2023, pero se necesita hacer más.

8. Invertir en las personas que defienden nuestra salud.

La subinversión crónica en la educación y el empleo de los trabajadores de la salud, junto con la falta de un salario digno, ha provocado la escasez de trabajadores de la salud en todo el mundo. Esto pone en peligro los servicios de salud y asistencia social y los sistemas de salud sostenibles. El mundo necesitará 18 millones de trabajadores de salud adicionales para 2030, principalmente en países de bajos y medianos ingresos, incluidos 9 millones de enfermeras y parteras.

Para impulsar la acción y alentar la inversión en educación, habilidades y empleos, la Asamblea Mundial de la Salud ha designado 2020 como el Año de la Enfermera y la Partera. La OMS emitirá un informe integral sobre el estado de la enfermería en el Día Mundial de la Salud en abril. Además, está trabajando con los países para estimular nuevas inversiones, capacitar a los trabajadores de la salud y pagarles salarios dignos.

9. Proteger a los adolescentes

Más de un millón de adolescentes de entre 10 y 19 años mueren cada año. Las principales causas de muerte en este grupo de edad son las lesiones en la carretera, el VIH, el suicidio, las infecciones de las vías respiratorias inferiores y la violencia interpersonal. El uso nocivo del alcohol, el tabaco y las drogas, la falta de actividad física, las relaciones sexuales sin protección y la exposición previa al maltrato infantil aumentan el riesgo.

En 2020, la OMS emitirá una nueva guía para los encargados de formular políticas, profesionales de la salud y educadores, llamada Helping Adolescents Thrive. El objetivo es promover la salud mental de las adolescentes y prevenir el uso de drogas, alcohol, autolesiones y violencia interpersonal, así como proporcionar a los jóvenes información sobre la prevención del VIH y otras infecciones de transmisión sexual, anticoncepción y atención durante el embarazo y el parto.

10. Ganarse la confianza pública

La confianza ayuda a determinar si es probable que los pacientes dependan de los servicios de salud y sigan los consejos de un trabajador sanitario en torno a las vacunas, tomar medicamentos o usar condones. La salud pública se ve comprometida por la difusión incontrolada de información errónea en las redes sociales, así como por la erosión de la confianza en las instituciones públicas. El movimiento contra la vacunación ha sido un factor importante en el aumento de muertes en enfermedades prevenibles.

La OMS está trabajando con los países para fortalecer la atención primaria de salud, para que las personas puedan acceder fácilmente a servicios efectivos y asequibles, de personas que conocen y en las que confían, en sus propias comunidades. La Organización también se ha aliado con Facebook, Pinterest y otras plataformas de redes sociales para garantizar que sus usuarios reciban información confiable sobre las vacunas y otros problemas de salud.

Para la OMS, construir una alfabetización científica y educación para la salud es vital. También hay una necesidad de autorreflexión: los científicos y la comunidad de salud pública deben hacer un mejor trabajo al escuchar a las comunidades a las que sirven.

11. Uso positivo de las nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías están revolucionando nuestra capacidad para prevenir, diagnosticar y tratar muchas enfermedades. La edición del genoma, la biología sintética y las tecnologías de salud digital, como la inteligencia artificial, pueden resolver muchos problemas, pero también plantean nuevas preguntas y desafíos para el monitoreo y la regulación. Sin una comprensión más profunda de sus implicaciones éticas y sociales, estas nuevas tecnologías, que incluyen la capacidad de crear nuevos organismos, podrían dañar a las personas a las que deben ayudar.

En 2019, la OMS estableció nuevos comités asesores para la edición del genoma humano y la salud digital, reuniendo a los principales expertos mundiales para revisar la evidencia y brindar orientación. La OMS también está trabajando con los países para permitirles planificar, adoptar y beneficiarse de nuevas herramientas que brindan soluciones clínicas y de salud pública, al tiempo que respaldan una mejor regulación de su desarrollo y uso.

12. Proteger los medicamentos que nos protegen

La resistencia antimicrobiana amenaza con enviar la medicina moderna a décadas anteriores a la era en la que no se habían descubierto antibióticos, cuando incluso las cirugías de rutina eran peligrosas.

El aumento de la resistencia se debe a una miríada de factores que se han unido para crear una infusión aterradora, incluida la prescripción y uso no regulado de antibióticos, la falta de acceso a medicamentos de calidad y asequibles, y la falta de agua limpia, saneamiento, higiene y prevención y control de infecciones.

La OMS colabora con las autoridades nacionales e internacionales en los sectores del medio ambiente, la agricultura y los animales para reducir la amenaza al abordar sus causas fundamentales, al tiempo que aboga por la investigación y el desarrollo de nuevos antibióticos.

13. Mantener la atención médica limpia

Aproximadamente uno de cada cuatro establecimientos de salud en todo el mundo carece de servicios básicos de agua.

Los servicios de agua, saneamiento e higiene son críticos para un sistema de salud en funcionamiento. La falta de estos elementos básicos conduce a una atención de baja calidad y una mayor probabilidad de infección para pacientes y trabajadores de la salud. Todo esto sucede en un contexto de miles de millones de personas en todo el mundo que viven en comunidades sin agua potable o servicios de saneamiento adecuados, los cuales son los principales impulsores de las enfermedades.

La OMS coopera actualmente con 35 países de ingresos bajos y medios para mejorar las condiciones de agua, saneamiento e higiene en sus instalaciones de salud.

Continue Reading

SALUD

Nuevo método para regenerar el oído

Publicada

on

¿El nuevo método para regenerar el oído destruirá el mercado de aparatos auditivos?

Este método de regeneración auditiva puede destruir el mercado de los aparatos auditivos; es lo que prevé una gran parte de los especialistas en otorrinolaringología. ¿Es la fórmula macromolecular natural desarrollada por un mexicano un verdadero avance en la lucha por la buena audición? Los usuarios del tratamiento lograron en gran medida «desbloquear» los conductos auditivos y mejorar la nitidez de los sonidos escuchados. Incluso aquellos que tenían miedo de la sordera completa. ¿Cómo es posible?

El prof. Ramiro Suárez (experto en biología molecular) decidió liberar a su madre de la sordera progresiva y restablecer su buen oído, y este pudo haber sido el comienzo de la revolución en el campo de la otorrinolaringología. El profesor desarrolló una fórmula natural, segura y fácil de usar para mejorar la audición. Gracias a la fórmula, las personas con discapacidad auditiva pueden regenerar las células auditivas y mejorar la capacidad auditiva natural.

¿Un aparato auditivo es realmente dinero tirado por la ventana?

Estas palabras las confirman los usuarios satisfechos de la fórmula del profesor. Por eso, decidimos analizar detenidamente estos dispositivos. Más precisamente, comprobar cuáles son sus fallas y con qué tienen que tratar a diario las personas con discapacidad auditiva que los usan. Aquí están las conclusiones:

Los aparatos auditivos son caros

El costo del dispositivo es de varios miles de pesos y no es un gasto único. ¡También se necesita pilas, cuyo costo anual es de más de 3 mil pesos! Incluso si alguien puede permitirse gastar ese dinero sin problemas, no podrá evitar otras desventajas de este tipo de dispositivos.

Causan vergüenza y son incómodos

Las personas que llevan un aparato auditivo sufren porque los demás las ven como si fueran minusválidas. Se sienten mal cuando la gente en la calle las observa con morbo, diciendo: «¿Qué es lo que se le sale de la oreja?»

Emiten chillidos molestos

Las personas que usan aparatos auditivos se quejan de la calidad horrible de los sonidos. Los aparatos emiten chillidos molestos que estresan y vuelven nerviosa a la gente que los usa.

Pueden causar infecciones que hacen que uno oiga aún peor
En el dispositivo pueden desarrollarse hongos que causan infecciones que, a su vez, hacen que uno oiga aún peor

Potencian los sonidos solo cuando se llevan puestos
Es necesario quitarse el aparato auditivo antes del contacto con el agua, por ejemplo, antes de ducharse. O antes de acostarse. El aparato auditivo no permite recuperar la audición de forma permanente.

El tratamiento macromolecular puede convertirse en un gran avance en la lucha por la buena audición

Los aparatos auditivos potencian el sonido de forma artificial solo cuando se llevan puestos. En cambio, el tratamiento del prof. Suárez tiene por objeto renovar las células auditivas , restableciendo la capacidad auditiva natural, sin la necesidad de llevar el aparato. Sus ingredientes tienen fuertes propiedades regenerativas. El uso de estas sustancias tiene por objeto aumentar de forma natural la capacidad auditiva.

Ahora cualquiera puede mejorar sus capacidades auditivas

La fórmula ya está disponible en la venta minorista bajo el nombre de Multilan Active MX. La fórmula tiene forma de cápsulas fáciles de tomar. Su uso es completamente seguro para el organismo, como lo demuestra la investigación adicional de un centro de investigación alemán ubicado en Stuttgart. Estos estudios también demostraron que el tratamiento tiene más del 98% de eficacia. Gracias a esta fórmula, las personas de 38-93 años en tan solo 28 días lograron efectos espectaculares en combatir la pérdida de la audición. Independientemente de su edad y las causas y la duración de los problemas auditivos.

Continue Reading
Advertisement

Tendencias

Copyright © 2022 Romonoticias. Creado por Creative Connect, powered by WordPress.