COLUMNA: COORDENADAS DEL PODER.

Oscar Guerra/Politólogo. Twitter: @scarguerra

Hoy se termina el año, sin duda, el 2014 fue un año muy intenso, con acontecimientos que marcaron profundamente nuestro país. En frente se tiene una nueva oportunidad de hacer bien las cosas, la posibilidad de formular y poner en práctica política públicas favorables al interés general. En pocas palabras, la oportunidad que brinda el inicio de un nuevo año.

Aun cuando las tendencias no son positivas para México en el 2015, principalmente ante la profunda crisis política, económica y social que atraviesa nuestro país, siempre existirá la posibilidad de propiciar cambios verdaderos y profundos que generen utilidad general.

Regularmente, el que nos vaya bien depende de nosotros en mucho de los casos. Lo que somos como nación es fundamentalmente resultado de lo que hemos hecho y dejado de hacer. De ahí el insistir que, de todos depende mejorar este gran país, ya no basta ni tampoco es suficiente a estas alturas del partido, culpar a nuestros vecinos de nuestra situación, ni de las condiciones adversas que existen en el mundo.

Aunque a veces moleste o duela, pero de la situación que estamos viviendo, somos responsables y, por tanto, podemos hacer que cambie.

Los doce meses que inician mañana, configuran un panorama de incertidumbre, por lo que es necesario estar preparados. La fuerte caída de los precios del petróleo, la crisis política y de liderazgo del Estado mexicano, aunado a las reducidas expectativas de crecimiento económico, es una combinación de sucesos nada halagador.

Ante tal panorama, el gobierno federal tiene la imperiosa necesidad de pisar a fondo el acelerador para así materializar las reformas estructurales, que posibiliten inversiones tanto nacionales como del exterior.

Aunque suene trillado, repetitivo y un lugar común, pero es indispensable recalcar que nuestro gobierno necesita cambiar la situación precaria de la mayor parte de los mexicanos. Para esto, el Estado tiene una nueva oportunidad en este año que comienza por erradicar los males que nos afectan, tales son los casos de corrupción y la impunidad.

Para tener el México que todos queremos, los ciudadanos necesitan hacer su parte, como sociedad debemos de acrecentar nuestro trabajo en la vigilancia de la cosa pública y de exigir en todo momento rendición de cuentas a nuestras autoridades, así como plantear opciones viables y factibles frente a los problemas nacionales.

A mediados de este 2015, los mexicanos tenemos la oportunidad de acudir a las urnas para elegir a nuestros representantes en la Cámara de Diputados. Tenemos la oportunidad de premiar o castigar a los candidatos o partidos políticos que los postulan, incluso cuando sabemos que existe un ambiente delicado, en donde el crimen organizado sigue ejerciendo control territorial en amplias franjas de la geografía nacional y que los ciudadanos manifiestan un profundo escepticismo hacia el conjunto de la clase política. Más que nunca resulta indispensable participar y decidir juntos el futuro de México.

La convocatoria en este nuevo año es a conjuntar esfuerzos para detonar el desarrollo de México, es una oportunidad que no debe ser desaprovechada. En nuestras manos está el lograrlo.

No hay comentarios

Deja un comentario